Escoger la constructora para nuestra nueva vivienda

El hecho de escoger una constructora para nuestra nueva vivienda no es una tarea sencilla. Es necesario buscar todas las garantías posibles para lograr un nivel de seguridad mínimo para que podamos comenzar con la planificación de la construcción de nuestra nueva vivienda. Esto es especialmente complicado cuando nos encontramos con viviendas de obra nueva, donde necesitamos una empresa de construcción que se encargue de la parte principal del proceso de edificación de la vivienda según el proyecto que nosotros le planteamos.

La mayoría de los que optan por construir una nueva vivienda, para lograr la liquidez necesaria, recurren a hipotecas que puedan darles los fondos necesarios para toda la obra que se debe realizar para finalizar con este proyecto. Este préstamo también suele generar ciertas dudas en la entidad financiera, pues necesitan igualmente garantías para asegurarse de que el proyecto se finalizará, para evitar una posible pérdida de esa inversión que han realizado al concederte el crédito hipotecario.

Otro factor importante es la calidad de la construcción,  pues en muchos casos nos encontramos con viviendas que han sufrido grandes imperfectos como consecuencia de la negligencia de la empresa constructora, que no ha utilizado los materiales adecuados o las técnicas aplicadas no se han seguido con la rigurosidad o seriedad adecuadas. Por todo ello, son muchos los propietarios de viviendas de nueva construcción que deben recurrir a equipos o cuadrillas de reformas para solucionar los imperfectos que han aparecido en esta obra. Sin embargo, esto ocasiona un incremento importante en el coste de la construcción, por lo que resulta mucho más recomendable escoger adecuadamente el equipo adecuado o constructora para nuestro proyecto.

 

La crisis en las empresas constructoras

Si hay un sector empresarial en el que la crisis ha hecho mucho más daño en España es el de las empresas constructoras. Estas empresas han visto cómo su principal fuente de ingresos desapareció en los últimos años. Se dejaron de construir nuevas viviendas ante el importante descenso de la demanda que se ha producido. Lo mismo sucedió con las obras públicas, no sólo se han reducido las nuevas sino que también son muchos los proyectos que se han paralizado por los problemas de liquidez de las entidades públicas. De ahí que sean muchas las constructoras que han tenido que evolucionar su modelo de negocio.

A pesar de que muchas de estas empresas ya no cuentan con el apoyo que antes tenían por parte de los bancos han comenzado a buscar nuevos horizontes en los que expandir su negocio. Muchas de estas empresas han optado por continuar su labor en nuevos países, buscando economías emergentes como lo fue España hace unos años. De ahí que sean muchos los constructores que se han fijado en zonas de África y de Asia como objetivos a conseguir para continuar con su actividad principal. Otras empresas han optado por continuar la construcción pero sin recurrir a las entidades financieras, utilizando para sus proyectos sus propias reservas o las de algún inversor de confianza. Y en otros casos, han reconvertido su modelo de negocio, formando su empresa para trabajar en el sector de las reformas en general, buscando otro tipo de clientes que pueden ayudar a la constructora a salir de esta crisis, aunque con un nivel de beneficio  mucho más reducido.

 

Material para nuestra reforma en casa

Cuando nos disponemos a realizar una reforma en nuestra propia casa, en el caso de que no optemos por una empresa especializada, es necesario planificar el material que vamos a necesitar. Las ferreterías y centros especializados en bricolaje pueden suministrarnos todo el material necesario para poder proceder con la mejora de nuestra vivienda. Por ello podemos acudir a alguno de estos centros para poder plantearnos el inicio de las reformas una vez tengamos todo el material y las herramientas necesarias para poder finalizar sin problemas esta obra.

En la mayoría de los casos las obras a realizar no suelen ser demasiado importantes, por lo que seguramente con un mínimo de habilidad nosotros mismos podremos realizarlas. El problema en la mayoría de  los casos es la falta de las herramientas adecuadas. Por esto debemos recurrir a las ferreterías, preguntando incluso por algunas de las opciones de alquiler para algunas herramientas, pues de este modo podríamos disponer de forma temporal de ellas, pues seguramente no volveremos a utilizarla nunca más, en la mayoría de los casos. En cualquier caso disponer del material necesario siempre es algo oportuno, pues muy a menudo encontramos ofertas de muebles que nos animan a comprar algún complemento para el hogar que requerirá de su pertinente instalación. En este caso, deberemos necesitar de nuevo muchas de las herramientas o materiales que se suelen utilizar para las diferentes reformas. De ahí la importancia de contar con una amplia colección de los elementos más importantes que se utilizarán en el hogar y que podemos adquirir en cualquier ferretería.